Cómo hago para... ahorrar más dinero gratis (2)

Como empecé a contarte en el anterior post, ahorrar dinero es una de las tareas que aunque pueden sonar complicadas, son mucho más fáciles con unos simples trucos gratis. En el anterior post comenzamos dándote 5 trucos para ahorrar dinero, ahora otros cinco más que te permitirán controlar tus gastos y llegar más fácilmente a fin de mes e incluso ahorrar para algún proyecto:
6) Recorta sus gastos. Tras haber anotado – como te indiqué antes – todos tus gastos durante uno o dos meses, obsérvalos con una mirada crítica. Es probable que te sorprenda, viendo tu historial, gasto de 20 euros en un capricho o 10 euros por semana en café. ¿Realmente fueron necesarios? Observando tus registros, identificarás fácilmente donde puedes reducir tus gastos. Si quieres que el efecto sea mayor, probablemente tengas que tomar alguna decisión un poco más radical priorizando tus intereses (¿Gimnasio o comer fuera?, por ejemplo). Cuantifica el dinero que vas a ahorrar con estos recortes, te servirá de motivación. Hazte preguntas generalistas como:
¿Debería buscarme un alquiler más barato? ¿Puedo refinanciar mi hipoteca?
¿Puedo ahorrar dinero en gasolina, o renunciar a el coche por completo? Si tu familia tiene varios coches, ¿puedo quedarme con uno sólo?
¿Se puede obtener un mejor precio en el seguro? Llama a compañías rivales y pídeles una contraoferta.
¿Puedo ahorrarme dinero planificando mis compras en los periodos de rebajas?¿En las liquidaciones? ¿En los outlet?
¿Puedo eliminar mi línea de teléfono y quedarme sólo con la de móvil? ¿O al revés? ¿Puedo utilizar Skype, o algún servicio similar, para ahorrar en mis llamadas?
¿Puedo vivir sin televisión de pago o sin la subscripción a alguna revista?
¿Puedo reducir mi consumo de luz o de agua?
¿Puedo restringir las comidas fuera, llevando un tupper al trabajo? Cocinar en casa es siempre más barato. Recuerda que cada euro cuenta.

7) Tras estos pasos,
reevalúa tus metas de ahorro. Resta tus gastos (tras analizar el punto anterior y eliminar lo prescindible) de tus ingresos. ¿Coincide ya con tu meta de ahorro? Mira todo lo que has conseguido avanzar para darte ánimos. Si, aún así no consigues llegar a tu meta de ahorro a largo plazo, vuelve al punto 6. Si sigues sin lograrlo, a lo mejor deberías revisar el plazo. No te pongas metas imposibles. Incluso puedes revisar el objetivo: ¿Realmente necesitas comprar una casa? ¿o un coche? A lo mejor descubres que tu ahorro es mayor con otra meta.

8) Haz un presupuesto. Una vez que hayas conseguido equilibrar sus ingresos con tus metas de ahorro teniendo en cuenta tu gasto mensual, escríbete un presupuesto para saber cada mes qué cantidad puedes gastar en cada categoría. Esto es bastante importante para los gastos que fluctúan o aquellos que veas que te va a ser difícil reducir (cafés, pequeños caprichos). Tener un presupuesto ayuda a tener un objetivo y poder ahorrar

9) Deja de usar las tarjetas de crédito. Intenta pagarlo todo en efectivo o, si no puedes evitarlo, con tarjeta de débito. Si puedes, ni siquiera utilices cheques o transferencias, porque te hará ser más consciente de tu gasto. Si usas sólo dinero en efectivo serás más consciente de la cantidad que tienes presupuestada y de cómo se va gastando. Una forma muy práctica es apartar el dinero en pequeños botes o sobres para cada una de las clases de gastos presupuestadas en el punto anterior: ver como se agota una es un claro síntoma de que te has pasado en el gasto y te recuerda visualmente tus límites.

Si necesitas usar tarjetas de crédito, restringe su límite para impedir que un día de bajón hagas un gran gasto. Si no las vas a necesitar, dalas de baja. En cualquier caso, guárdalas en una cartera diferente a la que llevas todos los días, para evitar la tentación de usarlas compulsivamente.

Aunque las tarjetas de crédito no son intrínsecamente malas, necesitan mucho autocontrol. Si las usas de una forma responsable y pagas todo el saldo a fin de mes (ahorrándote los intereses), puede beneficiarte para seguir tu gasto. Pero normalmente la sensación de “no gasto” cuando se utilizan es negativa para el ahorro, por lo que en general recomiendo limitar su uso.

10) Abre una cuenta que genere intereses de tu ahorro. Es mucho más fácil hacer un seguimiento de tu ahorro si los ha separado de tu dinero para gastos. Las cuentas de ahorro, además, suelen tener intereses mayores porque no se pueden domiciliar gastos. Además, el ver de forma separada cómo va aumentando la cantidad de tu cuenta de ahorro es un incentivo más para seguir el proceso. Chequea con tu banco que opciones seguras tienes para invertir tus ahorros. Si los intereses de la cuenta no te satisfacen, quizá te interese invertir en bienes escasos con seguridad.

En siguientes post, explicaré más trucos para ahorrar dinero. De momento puedes leer también los post sobre cómo ganar dinero o como invertir bien mi dinero, por si te ayudan. O buscar aquí la información sobre cómo ahorrar dinero que necesites:
Busca Trucos
Si te ha gustado el truco, por favor, cliquea en el botón +1 de abajo. O si lo prefieres, déjanos un comentario. Recuerda que ahorrar dinero es fácil, si sabes los trucos.

No hay comentarios: